Inteligencia Emocional y Coaching IE-1 Granada Febrero 2017

IE-1 FEB 2017
Cómo describir lo que significa una IE-1 en un post… Sé que para vosotros significa un viaje interior, un antes y un después, volver a conectar con grandes emociones y grandes valores que estaban enterrados, conexión con los compañeros, dar vida a la vida, llegar a un grupo donde uno puede expresarse, donde es escuchado, donde es respetado y puede descargar las piedras de la mochila para que el corazón vuelva a latir con fuerza y seguramente mucho más. Para mí es un gran sueño, es una de las mayores sensaciones de gratitud, de plenitud y sentir que hago lo que he venido a hacer. Gracias a todos por este grandísimo fin de semana en Granada, gracias por vuestra confianza a raudales en nosotros, gracias por vuestro amor y ¡¡gracias por venir a EMOCIONA a soñar!!! Seguiremos el camino hasta donde me lleven los sueños.

PAS (Persona Altamente Sensible) ¿Qué es y cómo reconocer si soy PAS?

Persona Altamente Sensible (en adelante, PAS) es un término creado a mediados de la década de los 90 por la doctora en psicología Elaine Aron, describiéndolo ampliamente en su libro The Highly Sensitive Person (El don de la sensibilidad). De acuerdo con esta catalogación, las PAS procesan los datos sensoriales más profundamente que el resto de personas debido a la naturaleza biológica de su sistema nervioso. Esta profundidad de procesamiento es la responsable de una mayor proclividad a la sobreestimulación, la reactividad emocional, la empatía y la sensibilidad a los estímulos.
Así, el procesamiento sensorial no se refiere a lo que ocurre dentro de los órganos de los sentidos en sí mismos, sino a la información procesada en el cerebro. Los estudios han demostrado que los escáneres cerebrales realizados a PAS muestran diferencias en la actividad neuronal en comparación con personas no-PAS.
Según las investigaciones llevadas a cabo en la década de los 90 por la propia Elaine y por Arthur Aron, aproximadamente el 20% de la población (o lo que es lo mismo, una de cada cinco personas) posee este rasgo definido como alta sensibilidad.
Dicho lo cual, ¿qué caracteriza a las personas altamente sensibles? Las cuatro características base son:

1.- La persona altamente sensible difícilmente puede remediar su tendencia a procesar toda la información recibida de una manera intensa y profunda, por lo que suele darle muchas vueltas a los temas para una mayor comprensión.
2.- La persona altamente sensible puede llegar a saturarse y sentirse sobreestimulada cuando tiene que procesar a la vez mucha información (sensorial y emocional). Esta característica se explica debido a que la PAS posee un sistema neuro-sensorial más fino de lo normal, por lo que la cantidad de información que recibe es mucho mayor que alguien no-PAS.
3.- La persona altamente sensible vive la vida con mucha emocionalidad, se emociona con facilidad ante situaciones y sensaciones. Su manera de experimentar la felicidad, tristeza, alegría, injusticia, etc., es muy intensa y va ligada a una fuerte empatía, una característica que también forma parte del rasgo de la alta sensibilidad.
4.- La persona altamente sensible tiene una elevada sensibilidad, no solamente en cuanto a los cinco sentidos (vista, tacto, oído, gusto y olfato), sino también de cara a sutilezas como pequeños cambios en el entorno o en el estado emocional de las personas que tiene a su alrededor.
Estos son los cuatro pilares del rasgo de la alta sensibilidad, y para que una persona se califique como PAS tiene que verse reflejada en su conjunto.
Siendo así, la persona altamente sensible suele sentirse de la siguiente forma:

• Excesivamente afectada por luces brillantes, olores fuertes y ruido en general.
• Abrumada por un exceso de trabajo y aglomeraciones de gente, por eso experimentan una tendencia a la soledad. Muchas veces va a sentirse superada por las exigencias del mundo exterior.
• Desarrolla inseguridad y timidez.
• Tiene tendencia a conmoverse mucho por las artes y la naturaleza.
• Suele verse desbordada por el sufrimiento ajeno.
• Llamada a ayudar a los necesitados.
• Es muy enamoradiza.
• Su umbral de dolor es bastante bajo, es decir, que siente el dolor más intensamente que otras personas.
• Tiene dificultad para mantener sus límites, suele excederse en las cosas que hace, dice y siente.
• También tiene problemas para poner límites externos, como por ejemplo decir “no” o expresar sus sentimientos de forma adecuada.
• Suele presentar tendencias perfeccionistas.
• Tiene dificultades con el manejo de situaciones estresantes.
• Goza de la capacidad de detectar sutilidades en el ambiente, como cambios de temperatura, presión u otros aspectos ambientales.
• Está acostumbrada a oír “no te lo tomes a mal”, o “¿por qué eres tan sensible?”.
• Le cuesta más tomar decisiones porque tiende a rumiar la información en exceso. En relación con esto, se siente más decepcionada que las demás personas al tomar una decisión equivocada.
• Suele ser excesivamente observadora.
• Tiende a la introversión (podríamos decir, timidez) a la hora de desenvolverse con las demás personas.
• Trabaja bien en ambientes de equipo, pero no se siente cómoda tomando la última decisión.
• Si ha vivido experiencias dolorosas en el pasado, tiende más a la ansiedad y a la depresión en el futuro.
• Se siente realmente incómoda ante la visión de la violencia, hasta el punto de no soportarla.
• Llora con muchísima facilidad.
• Se muestra excesivamente educada.
• Es muy sensible a la crítica.
• Se siente mejor en círculos cerrados.

Muchos de estos rasgos son cosas con las que cualquier persona podría sentirse identificada. Claro que sí, las PAS no son extraterrestres, la clave está en que su tendencia a sentir todas aquellas cosas se presenta de manera permanente, sin tener la capacidad de elegir sentirse de otra forma. Su mente, sus emociones y sus reacciones fisiológicas van más allá de su propio control.
Por eso muchas veces el perfil de estas personas es que se sienten desencajadas con respecto al entorno que les rodea. Ellas saben que no les pasa nada malo, no sufren ninguna dolencia especial ni tampoco ningún trastorno mental (o al menos no tiene por qué), pero no pueden evitar sentirse diferentes, como si el mundo fuese un puzle y no existiera el hueco correspondiente a su pieza.
Así es que si te has sentido así alguna vez, si sientes que tu sensibilidad es más alta que la del resto del mundo que te rodea, tal vez seas una PAS. Para salir de dudas, puedes visitar el siguiente link, donde encontrarás un sencillo test que puede ayudarte a disipar tus dudas: http://asociacionpas.org/test/
Sea como sea, la clave está en que te aceptes y te quieras tal y como eres. Seas PAS o no los seas, eres una persona suficientemente especial como para aceptar todos y cada uno de tus rasgos de personalidad, trabajar por controlar los inadecuados (inadecuados porque te provocan sufrimiento) y potenciar los adecuados, para finalmente vestirte con ellos para respetar tu totalidad, tus luces y tus sombras. Porque como diría algún sabio, nunca dejes que nadie te diga como debes sentirte. Y si además sientes que tienes una sensibilidad especial, muévete con ella hasta sus últimas consecuencias.
No es malo ser una persona altamente sensible, lo malo es reprimir dicha sensibilidad porque el mundo no esté preparado para ella.

Alfonso García-Donas
Psicólogo y Coach profesional